Inicio > Trabajos del CESE > Trabajos publicados > El r茅gimen social de lostrabajadores independientes (rsi)
El r茅gimen social de lostrabajadores independientes (rsi)

El r茅gimen social de lostrabajadores independientes (rsi)

Tipo de texto : Dictamen
Tipo de consulta : Consulta parlamentaria
Tramitada por : Secci贸n de asuntos sociales y sanidad
Emitido el : 22/09/2015 | Representaci贸n : 2010-2015
El régimen social de los trabajadores independientes (RSI) creado en julio de 2006, aspiraba a reagrupar en una caja nacional única, las tres cajas encargadas de la protección social de los independientes (artesanos, comerciantes y profesiones liberales), a fin de simplificar sus trámites administrativos y disminuir los costos de gestión. A partir del 1ro de enero de 2008, el RSI se convirtió en el interlocutor social único (ISU) para la protección social de los trabajadores independientes. La URSSAF se encarga, en nombre del RSI, del cobro de las cotizaciones y contribuciones sociales de los trabajadores independientes.
 
Esta fusión de regímenes no generó la simplificación esperada de la arquitectura global del sistema, que sigue siendo compleja, con una repartición de misiones entre el RSI, la ACOSS (Agencia central de organismos de Seguridad social), la URSSAF y los organismos convencionados La conciliación de los sistemas informáticos generó numerosas disfunciones. El cobro de cotizaciones fue la principal fuente de problemas para los usuarios y agentes del RSI. La difícil implementación del interlocutor social único (ISU) generó una pérdida de cotizaciones para el RSI de 1,5 mil millones de euros a fines de 2010 (informe de 2012 del Tribunal de Cuentas (Cour des comptes)). A fines de 2013, de los 17,5 mil millones de euros de cotizaciones a ingresar, el saldo a recaudar era de 15,7 mil millones de euros (sin contar cobros de oficio - informe del Senado de 2014).
 
La ampliación del estatuto de trabajador independiente a los trabajadores autónomos en 2008 contribuyó a la fragilización del RSI. Generó una gran afluencia de nuevos asegurados (su cantidad progresó en un 26 % entre 2006 y 2011 - INSEE 2015), que a menudo no tenían experiencia en la gestión de empresas, y cuyos ingresos eran en promedio más bajos que los de los otros asegurados por el RSI. Finalmente, el volumen de negocios de los trabajadores independientes sufrió un duro impacto por la crisis (65 % de ellos declaraban una disminución de su volumen de negocios - IFOP 2013). 
Si bien los objetivos iniciales de la reforma, que procuraban unificar los interlocutores y simplificar la gestión, sólo han sido parcialmente cumplidos, la situación se normaliza progresivamente. En 2014, el RSI registró 28 000 reclamaciones, es decir una disminución del 11 % respecto al año 2013; el saldo a recaudar pasó a 13,7 % (sin contar cobros de oficio) contra el 17 % del año anterior. Equipos mixtos «RSI/ACOSS» facilitan el cobro. Un proyecto de reorganización de cajas del RSI llamado «Trayectoria 2018» debería implementarse en 2019. 
Para nuestra asamblea, y al margen de los esfuerzos de simplificación, en particular en materia de cobro y de racionalización de la organización, la reflexión sobre el RSI debe centrarse dentro de una perspectiva mucho más amplia, que responda especialmente a la evolución del mercado laboral.
 
2,8 millones de cotizantes, 6,8 millones de beneficiarios del RSI en 2014
En 2011 los trabajadores independientes ganaban en promedio 2600 euros por mes (INSEE 2015)
Uno de cada cincotrabajadores independienteses un trabajador autónomo