Inicio > Trabajos del CESE > Trabajos publicados > Precio y acceso a los tratamientos médicos innovadores
Precio y acceso a los tratamientos médicos innovadores

Precio y acceso a los tratamientos médicos innovadores

Tipo de texto : Dictamen
Tipo de consulta : Autoconsulta
Tramitada por : Sección de Asuntos Sociales y Sanidad

Ponente :

Catherine PAJARES Y SANCHEZ
Grupo de la CFDT
Christian SAOUT
Experto associado
Emitido el : 25/01/2017 | Representación : 2015-2020
 
El elevado nivel de los precios solicitados por la industria para determinados tratamientos innovadores ha llamado la atención de la comunidad médica y de la opinión pública. El caso más conocido en Francia es el del Sovaldi® (sofosbuvir), para curar la hepatitis C crónica, con un precio de venta de 41.000 euros por un tratamiento curativo estándar de tres meses. Sin embargo, el aumento de los precios concierne, en realidad, a otros muchos medicamentos, en especial aquellos utilizados para el tratamiento del cáncer.
 
De la petición lanzada por los oncólogos Dominique Maraninchi y Jean-Paul Vernant en marzo de 2016 a la campaña de comunicación de Médicos del Mundo, esta evolución ha suscitado multitud de reacciones de la sociedad civil, de profesionales de la salud, de asociaciones de pacientes y de organizaciones sindicales. De todo ello, se desprende una gran oposición a las estrategias practicadas por determinados laboratorios farmacéuticos, pero también la exigencia de que exista una mayor transparencia en la fijación de los precios. Además, también quedó patente el temor de que nuestro país se decida a seleccionar quiénes serán los beneficiarios de estos tratamientos innovadores.
 
En Francia, dentro del marco del objetivo nacional de gastos en concepto de seguros de enfermedad (ONDAM), el gasto en medicamentos se controla gracias a unos mecanismos de regulación de los precios, a la bajada de los precios de los tratamientos más antiguos y a los esfuerzos realizados por los y las asegurados/-as. Los dispositivos implantados por las leyes de financiación de la Seguridad social también han contribuido a contener el riesgo inflacionista a través de sucesivas reformas de las cotizaciones sobre la base del volumen de negocio de las empresas.
 
Sin embargo, el rápido aumento de los precios de los tratamientos innovadores deja prever una elevación de los gastos sanitarios. De este modo, el sobrecoste asociado a los nuevos tratamientos contra el cáncer podría estimarse en 1.000 a 1.200 millones de euros anuales. Lo elevado de esta partida presupuestaria no debe privar a los enfermos del beneficio de recibir un tratamiento innovador. Si se ha aportado una respuesta a este riesgo en lo que respecta a las hepatitis víricas, con la creación de un acceso universal a los tratamientos contra la hepatitis C, la amenaza de una selección asociada al elevado precio de los medicamentos innovadores no es menos real para otros tratamientos.