La importancia de los dispositivos médicos en la estrategia nacional de sanidad

Visuel
La importancia de los dispositivos médicos en la estrategia nacional de sanidad
Tipo de texto :
Dictamen
Tipo de consulta :
Autoconsulta
Tramitada por :
Sección de Asuntos Sociales y Sanidad
Date d'adoption
Emitido el : 27/01/2015
Ponente :
Photo
Thierry BEAUDET
Grupo de la mutualidad
Presentación
Présentation
Los dispositivos médicos abarcan un campo muy amplio, que va de los materiales corrientes, como los apósitos, hasta la imagen médica, los dispositivos implantables y tecnologías revolucionarias, como "el corazón artificial". Con la explosión de los objetos conectados, de la robótica médica y de los dispositivos in vitro, el ámbito de los dispositivos médicos adopta una nueva amplitud.
 
En el 2013, el mercado nacional de dispositivos médicos estaba valorado en 23 mil millones de euros, el mercado farmacéutico representando cerca de 27 mil millones de euros.
En el 2013, de las 800.000 a 2.000.000 referencias disponibles, 80.000 dispositivos médicos son reembolsables por el Seguro por enfermedad, para un gasto total de 13,4 mil millones. 5,8 mil millones han sido reembolsados por la Seguridad Social y 7,6 mil millones han sido abonados por los seguros complementarios salud y por los hogares.

 

Se plantean los desafíos del acceso a los tratamientos para todos, de la seguridad sanitaria, del giro ambulatorio respecto al envejecimiento y a las enfermedades crónicas, a nuestro sistema sanitario.
 
Los dispositivos médicos pueden aportar parte de respuesta, aunque su rápido desarrollo también plantee problemas. Aparecen, en efecto, a la vez nuevos productos, sin que se hayan substituidos los dispositivos anteriores y mejorado. El gasto progresa y parte importante corre a cargo de algunos pacientes.
Por ello es conveniente conciliar el desarrollo de los dispositivos médicos, útiles para la salud, y accesibles para todos, mediante una política de precio que retribuya a la vez la investigación y la innovación, y permita a los pacientes controlar los gastos a su cargo tras la intervención del seguro por enfermedad y de los seguros complementarios.
 
Los dispositivos médicos ofrecen un prisma particular para pensar mejor la pertinencia de la prescripción y el uso, la formación de los profesionales y la importancia de los pacientes, la tensión entre difusión de la innovación, financiación del gasto y exigencia de acceso a los tratamientos. En este respecto, el CESE quiere que este importante ámbito encuentre su justo protagonismo, en la estrategia nacional sanitaria y en el proyecto de ley relativa a la salud.
Esta opinión va en el sentido de los trabajos del CESE que ponen de relieve la necesidad de reforzar la prevención, en un sistema sanitario principalmente curativo, fomentar la transversalidad, la coordinación de los profesionales de la salud y la implicación del paciente como actor de su propia salud. Los dispositivos médicos contribuyen por completo en este planteamiento.
 
Sin desconocer la aportación de dispositivos probados y difundidos, el CESE ha elegido hacer hincapié en los más innovadores y en aquellos que plantean cuestiones sensibles de desarrollo, ética, financiación, formación de los profesionales e información de los pacientes. Realiza el vínculo entre la política de sanidad y la necesaria estructuración de un sector industrial, portador de empleos cualificados. En un mercado mundial en expansión, la balanza comercial sigue siendo deficitaria, cuando nuestro país está dotado de científicos de alto nivel, de compañías start up creativas, de infraestructuras sanitarias de calidad, de profesionales sanitarios expertos.