Inicio > Trabajos del CESE > Trabajos publicados > El almacenamiento de la energía eléctrica, una dimensión ineludible de la transición energética
El almacenamiento de la energía eléctrica, una dimensión ineludible de la transición energética

El almacenamiento de la energía eléctrica, una dimensión ineludible de la transición energética

Tipo de texto : Dictamen
Tipo de consulta : Autoconsulta
Tramitada por : Sección actividades económicas,

Ponente :

Alain OBADIA
Grupo de las personalidades cualificadas.
Emitido el : 09/06/2015 | Representación : 2010-2015

Más allá de las discrepancias de opiniones que se han manifestado en torno al proyecto de ley relativa a la transición energética, la integración de una mayor cuota de energías renovables (ER) en el mix energético de Francia, tiene una alta aprobación en nuestro país. Además, la obligación de reducir de forma drástica las emisiones de gas de efecto invernadero (en particular de CO2), cuyo objetivo es dividir por 4 nuestras emisiones de aquí a 2050, se encuentra de ahora en adelante a nivel de las preocupaciones prioritarias de una buena parte de nuestros conciudadanos.

Al mismo tiempo, esta integración de las ER debe tener en cuenta el carácter intermitente, de la producción de algunas de entre ellas. Varios enfoques pueden contribuir a ello: la mejora de la eficiencia energética, reforzar las redes o también la racionalización de las formas de consumo, que autoriza el auge de las redes eléctricas inteligentes, las smart grids.

El almacenamiento de la energía eléctrica, también constituye un aspecto importante:

- para el almacenamiento estacionario, se trata de evitar perder la electricidad producida cuando la producción es superior a la demanda y, por otro lado, garantizar la permanencia de la alimentación, cuando una parte de los equipamientos solares o eólicos no produce. Así mismo, el almacenamiento tiene por objetivo la estabilidad de la red eléctrica;

- para la movilidad, pues promueve el uso de vehículos eléctricos, una de las mejores opciones para enfrentarse a una de las fuentes más importantes de emisiones de CO2, es decir los transportes, a condición, por supuesto, que la electricidad utilizada esté ampliamente descarbonizada.

Esta opinión recuerda las especificidades del funcionamiento de la red eléctrica en Francia, y analiza las distintas tecnologías disponibles, sus grados de madurez y sus rendimientos, sin olvidar su impacto medioambiental y las condiciones económicas actuales, y las que se pueden contemplar para su desarrollo.

TRES SECTORES TECNOLÓGICOS EN EL CENTRO DEL DEBATE

El CESE considera que urge crear la dinámica indispensable para asegurarse de que las tecnologías factibles y las inversiones necesarias, estarán presentes, tanto para apoyar las redes, como para responder a necesidades descentralizadas. Es ahora que se deben desarrollar las tecnologías de almacenamiento de la energía eléctrica, para contribuir a la descarbonización de la movilidad.

Con estas perspectivas, nuestra asamblea constata que el grado de madurez de las diversas tecnologías es muy desigual, y que su modelo económico sigue siendo dudoso. Además, ningún enfoque tecnológico parece susceptible de aportar una respuesta única, frente a la variedad y la heterogeneidad de los problemas planteados. Así mismo, parece ser muy prematuro decretar los enfoques que deben ser descartados.

Para nuestro país, el CESE considera que tres sectores tecnológicos deben estar hoy en el centro del debate: las Estaciones de transferencia de energía por bombeo (STEP - Stations de transfert d’énergie par pompage), las baterías y el sector hidrógeno (incluido el power to gas).