Inicio > Trabajos del CESE > Trabajos publicados > Innovaciones tecnológicas y rendimiento industrial global: el ejemplo de la impresión 3D
Innovaciones tecnológicas y rendimiento industrial global: el ejemplo de la impresión 3D

Innovaciones tecnológicas y rendimiento industrial global: el ejemplo de la impresión 3D

Tipo de texto : Dictamen
Tipo de consulta : Autoconsulta
Tramitada por : Sección de Actividades Económicas

Ponente :

Grupo de las empresas
Emitido el : 24/03/2015 | Representación : 2010-2015

La fabricación aditiva (más conocida bajo el nombre de impresión 3D) abarca procesos pilotados por programas informáticos que tienen en común fabricar objetos mediante el depósito de capas de materia sucesivas, extremadamente finas, que una fuente de energía va solidificando. Permitiendo adoptar directamente formas precisas y complejas, utilizando solo las cantidades de materia estrictamente necesarias, se opone a los métodos "sustractivos" tradicionales.

Aunque sea todavía demasiado pronto para acotar con precisión el papel que va a desempeñar esta tecnología digital en el conjunto de las actividades económicas, parece ser portadora de potencialidades importantes y - respaldada por progresos permanentes, tanto en cuanto al rendimiento de las máquinas, como por la variedad de los materiales que pueden ser utilizados - parece ya garantizado que va a ser ineludible en numerosos sectores: sanidad, aeronáutica y espacial, joyería, agroalimentario, construcción... Ya se perfilan las perspectivas más fascinantes, por ejemplo con las inmensas potencialidades del uso de tejidos biológicos.

Evidentemente, Francia no puede dejar pasar esta oportunidad y debe fomentar que su aparato productivo saque provecho plenamente de esta innovación. Las recomendaciones realizadas por el CESE enfocan de este modo asentar nuestras bazas en materia de programas informáticos, servicios y materiales, y remediar algunas debilidades, en particular en materia de formación, investigación y financiación.
 
Esta opinión también permite plantear cuestiones relacionadas con el conjunto de las tecnologías digitales que presentan un importante potencial para volver a pensar el modelo productivo actual. Estas tienen, en efecto, en común que trastornan la naturaleza de los productos y servicios (de la fabricación de masa a la personalización) y la localización de las producciones (con perspectivas prometedoras, para un desarrollo de las actividades de proximidad), que hacen emerger nuevos actores en la cadena de producción, o también modificar en profundidad la organización del trabajo (que pasa a ser más colaborativo).
 
A partir de este ejemplo de la impresión 3D, el CESE aboga de este modo para que los poderes públicos recojan sus propuestas, para mejorar el rendimiento global de la economía francesa y prepararla para "la fábrica del futuro".