Inicio > Trabajos del CESE > Trabajos publicados > El empleo de los j贸venes
El empleo de los j贸venes

El empleo de los j贸venes

Tipo de texto : Dictamen
Tipo de consulta : Autoconsulta
Tramitada por : Secci贸n de Trabajo y Empleo

Ponente :

Jean-Baptiste PREVOST
Grupo de organizaciones estudiantiles y movimientos juveniles

Contribuci贸n :

Tramitada por : Delegaci贸n de Ultramar

Ponente :

Pierrette CROSEMARIE
Grupo CGT
Marie-Alice M脡DEUF-ANDRIEU
Grupo CGT-FO
Emitido el : 26/09/2012 | Representaci贸n : 2010-2015

Desde el inicio de la crisis económica, la tasa de desempleo entre jóvenes de 15 a 24 años ha aumentado un 50 % en la Unión Europea. En Francia, la tasa de desempleo entre los menores de 25 años sigue aumentando y alcanza un nuevo récord del 22,7 % en el segundo semestre de 2012. Aun cuando la crisis ha mermado su eficacia, los títulos académicos siguen siendo la mejor arma contra el desempleo.Más allá de la coyuntura, la situación de los jóvenes frente al empleo es resultado de obstáculos estructurales ligados al funcionamiento del mercado laboral y a la inadaptación de nuestro modelo social. Desde 1982, el desempleo juvenil de los jóvenes activos nunca se había situado por debajo del 14 %. Así pues, la persistencia de un alta tasa de desempleo entre los jóvenes activos plantea la cuestión de la eficacia de las políticas de empleo. La dualidad del mercado laboral convierte a los jóvenes en una variable de ajuste, sobre todo en período de crisis.
Ante el aumento del desempleo de larga duración y los riesgos de exclusión y pobreza, lo que está en cuestión es la incapacidad de nuestro modelo social para hacer frente a la situación de las nuevas generaciones. La idea muy extendida de la inadaptación de los jóvenes al mundo laboral ha dominado el debate público: mal formados y orientados, reacios a los códigos de empresa, incluso apáticos, no se ajustaría a la realidad. Este enfoque debe ser superado. Es una gran falsedad pretender que los jóvenes son inempleables: con mayor nivel de estudios y con una mejor cualificación que las generaciones que les precedieron, la mayoría de ellos tienen la capacidad de innovación, creación o adaptación a las nuevas tecnologías esenciales para las empresas y para la generación de actividad.
La «norma» de la inserción de los jóvenes mediante contratos precarios carece de racionalidad económica. La situación de los jóvenes es el resultado de una política que conduce a su marginación socioeconómica, y que es urgente revertir. Sin duda, es cierto que no existe una solución duradera para el problema del desempleo juvenil mientras no se reúnan las condiciones para un mejor entorno económico. Ahora bien, esta constatación no debería llevar a una actitud de espera y de fatalismo.
El CESE, valiéndose de su composición, que asocia a los interlocutores sociales y a los demás componentes de la sociedad civil, ha querido plantear un nuevo enfoque de este grave problema social. Éste formula 18 recomendaciones en torno a cinco objetivos prioritarios.