Inicio > Trabajos del CESE > Trabajos publicados > Concertación entre partes interesadas y desarrollo económico
Concertación entre partes interesadas y desarrollo económico

Concertación entre partes interesadas y desarrollo económico

Tipo de texto : Dictamen
Tipo de consulta : Autoconsulta
Tramitada por : Sección de actividades económicas

Ponente :

Laurence HEZARD
Personalidades cualificadas
Emitido el : 25/03/2014 | Representación : 2010 - 2015
En muchos ámbitos, Francia debe conservar, mantener, valorizar y desarrollar su patrimonio. Para ello, cabe innovar, proponer nuevas formas de actividades económicas y de “vivir juntos”. Numerosos proyectos, de toda índole, son el objeto de controversias no superadas, incluso de bloqueos.
 
La práctica de una concertación entre todas las partes interesadas, en un espíritu constructivo, asociada a una toma de decisión legible y presente durante toda la vigencia del proyecto, son las dos condiciones indisociables para crear un clima de confianza y de inteligencia compartida, en beneficio de un desarrollo de proyectos creadores de valor.
 
Aunque las fronteras con otras formas de interacción sean confusas, la concertación se distingue de la deliberación, negociación o diálogo social. Unos y otros disponen de sus normas, y responden a modalidades de organización y temporalidad, etc.
 
Aunque la concertación se afirme como un elemento del sistema francés de decisión, no evita la crítica de principio o respecto a sus modalidades de implementación: coste, plazos, papel de peritaje, dificultades para identificar los portadores de proyectos, papel del Estado, relación entre concertación y toma de decisión. Es una forma de democracia participativa adicional de la democracia representativa que aclara la toma de decisión.
 
Los franceses aspiran a una participación más amplia en la concertación, cuando observamos una retirada de los ciudadanos, respecto a las modalidades de la participación política (siendo la abstención su síntoma). Esto traduce una atención particular en la evolución de su marco de vida y de los asuntos locales.
 
Este deseo también puede traducirse por una demanda de ser contribuidor, y pues responsabilizado, en la definición y seguimiento de los objetivos.
La concertación puede conducir a revisar un proyecto. Pone a prueba su fiabilidad y permite, a menudo, mejorarlos y ampliarlos. Es un recurso para velar por la coherencia y la durabilidad del desarrollo territorial.
 
Por fin, la concertación puede acompañar la reflexión sobre el desarrollo tecnológico y sobre las perspectivas abiertas por los avances de la ciencia y de la técnica.