Inicio > Trabajos del CESE > Trabajos publicados > Acompañar e incluir mejor las personas en situación de discapacidad: un reto, una necesidad
Acompañar e incluir mejor las personas en situación de discapacidad: un reto, una necesidad

Acompañar e incluir mejor las personas en situación de discapacidad: un reto, una necesidad

Tipo de texto : Dictamen
Tipo de consulta : Consulta gubernamental
Tramitada por : Sección asuntos sociales y sanidad

Ponente :

Christel PRADO
Grupo de las asociaciones
Emitido el : 25/06/2014 | Representación : 2010 - 2015
Existe la discapacidad. Existe la persona en situación de discapacidad. No se deben confundir.
 
En Francia, una de cuatro personas sufre una incapacidad, una limitación de actividad o una discapacidad. El número de personas afectadas, los compromisos que ha asumido Francia, al ratificar, en el 2010, la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, nos conducen a ir más allá del mero análisis de los dispositivos, a favor de las personas con discapacidad y un enfoque por categorías. La movilización del poder público, del mundo laboral y del mundo asociativo, en favor de las personas con discapacidad debe también implicar, de ahora en adelante, a los propios ciudadanos.
 
Esta movilización es todavía más necesaria debido a que nuestro modelo sufre por la crisis económica, financiera, social y medioambiental, de gran amplitud. Volver a pensar las modalidades de implementación de las políticas públicas, para que surja un nuevo impulso económico y social, salir de una lógica de yuxtaposición de los dispositivos para contemplar una coherencia mejor que haga posible una dinámica inclusiva, basada en una sociedad acogedora y acompañadora. La sociedad inclusiva supone una evolución de la representación de la discapacidad, en la sociedad francesa.
 
La Ley del 11 de febrero de 2005, para la igualdad de los derechos y oportunidades, la participación y la ciudadanía de las personas con discapacidad, ha marcado una primera etapa. Reconoce la responsabilidad del entorno en la producción de la discapacidad, trata la compensación mediante prestaciones monetarias o servicios y funda el principio de accesibilidad a todo, para todos.
 
Esta innovadora visión de una accesibilidad a la escuela, al empleo, a los edificios públicos, etc. solo se ha implementado parcialmente. Como Alemania o Bélgica, Francia privilegia la integración de las personas en situación de discapacidad e intenta “adaptarlas” a su entorno, compensando las dificultades a las que se enfrentan. Suecia, Noruega, Italia o España, privilegian un enfoque inclusivo y consideran que la inadaptación de los servicios públicos excluye a las personas en situación de discapacidad.
 
Para Francia, una sociedad más inclusiva es un reto, pero también una necesidad, de ahora en adelante. La superposición de los dispositivos y de los financiadores, desemboca en un sistema complejo, difícil de contemplar, para las personas en situación de discapacidad y sus familias, y perjudica la construcción de un verdadero recorrido de vida sin ruptura, incluido en el momento de la vejez. ¿O acaso no es ya hora de diseñar una sociedad en la que los bienes y servicios sean accesibles para todos y en la que todos los ciudadanos puedan hacer valer sus capacidades, ejerciendo sus derechos fundamentales?