Inicio > Trabajos del CESE > Trabajos publicados > 40 Años de formación profesional: balance y perspectivas
40 Años de formación profesional: balance y perspectivas

40 Años de formación profesional: balance y perspectivas

Tipo de texto : Dictamen
Tipo de consulta : Consulta gubernamental
Tramitada por : Sección de Trabajo y Empleo

Ponente :

Yves URIETA
grupo de personalidades cualificadas
Emitido el : 13/12/2011 | Representación : 2010-2015

Instaurada en 1971 por iniciativa de Jacques Delors, la formación profesional continua representa uno de los mayores desafíos para el desarrollo socioeconómico y medioambiental de nuestra sociedad.
A pesar de las críticas acerca de su gran complejidad y escasa eficiencia, el sistema de formación profesional cuenta con activos firmes. De hecho, se basa en una financiación coherente y un principio de mutualización; da un papel central a los interlocutores sociales; aumenta la individualización del derecho a la formación tratando de que el empleado se convierta en actor de su formación. Por último, las sucesivas reformas le han permitido adaptarse a los cambios del mundo laboral.
Con la reforma de 2009, los interlocutores sociales y el poder legislativo han tratado de corregir algunas deficiencias del sistema a fin de hacerla más eficaz y equitativa. No en vano, la formación como instrumento de protección de las trayectorias profesionales está infrautilizada, la oferta de formación está poco regulada, la financiación es compleja y la gobernanza sigue siendo problemática. Así las cosas, las medidas adoptadas se centran en luchar contra las desigualdades de acceso a la formación, en particular para los empleados con baja cualificación, los demandantes de empleo o los empleados de las TPE-PME.
Si bien es demasiado pronto para hacer una revisión exhaustiva de la ley, sólo dos años después de su entrada en vigor, algunos efectos positivos parecen responder a los objetivos de mejora del sistema. Tal es el caso de la mejor articulación entre la formación profesional inicial y continua, de la creación del Fondo Paritario de Protección de las Trayectorias Profesionales y de la reforma de la OPCA en fase de ejecución.
En respuesta a la petición del Primer Ministro, nuestra asamblea formula 24 recomendaciones en torno a cuatro objetivos prioritarios para cualquier evolución negociada del sistema de formación profesional.
No obstante, es fundamental antes de nada dar tiempo a la ley de 2009 para que pueda surtir todos sus efectos antes de hacer un balance integral y de estabilizar el sistema para permitir que todos sus actores se familiaricen con sus herramientas y mecanismos.
Además, el CESE subraya la necesidad de reforzar la centralidad de los interlocutores sociales al tiempo que apela a la responsabilidad de los poderes públicos para garantizar a todos igualdad de acceso a la formación profesional facilitando los medios para que encuentren su lugar en el mundo laboral, y por tanto, en nuestra sociedad. En este sentido, la lucha contra las situaciones de analfabetismo y de desempleo de larga duración debe ser objeto de un compromiso firme de todas las partes implicadas, incluidos los responsables políticos.