Inicio > Trabajos del CESE > Trabajos publicados > Veinte años de lucha contra el calentamiento climático en francia: balance y perspectivas de las políticas públicas
Veinte años de lucha contra el calentamiento climático en francia: balance y perspectivas de las políticas públicas

Veinte años de lucha contra el calentamiento climático en francia: balance y perspectivas de las políticas públicas

Tipo de texto : Dictamen y informe
Tipo de consulta : Autoconsulta
Tramitada por : Sección de Medio Ambiente

Ponente :

Gaël VIRLOUVET
Grupo medio ambiente y naturaleza
Emitido el : 29/04/2015 | Representación : 2010-2015
Las emisiones mundiales de los seis gases de efecto invernadero (GEI) han aumentado de un 80 % desde 1970 y de un 30 % desde 1990. El IPCC prevé escenarios de calentamiento global de + 1.8° C a + 6,4° C para 2100. Para evitar repercusiones relevantes en la sociedad humana y en los ecosistemas, el aumento debe limitarse a + 2° C. Se deben pues reducir las emisiones, rápido y mucho.
 
En Europa, las emisiones territoriales de GEI se han reducido de un 19 % entre 1990 y 2012. En Francia, la reducción, iniciada a partir de los años 2000, alcanza - 13 % durante el mismo periodo. Pero la huella de carbono de los franceses ha aumentado entre 1990 y 2007.
 
La reducción de los GEI se enfrenta a diversos retos. El esfuerzo de reducción de los GEI requiere evoluciones de empleos, de cualificación, de organización del trabajo. En la economía globalizada, puede penalizar a corto plazo algunos sectores. La restauración de los ecosistemas contribuye en la lucha contra el calentamiento global.
 
En el 2005, Francia se ha fijado el objetivo de dividir por cuatro sus emisiones de GEI en 2050. El CESE apoya este objetivo. Para alcanzarlo, es necesario un método. Está en proceso de construcción. El Proyecto de ley sobre la transición energética instaura una estrategia bajo carbono y
la programación de "presupuestos carbono" de cinco años.
 
La política climática, altamente relacionada con la política energética, no ha de reducirse a ella, de la misma forma tampoco se puede limitar al CO2. Debe incluir otros grandes ámbitos de emisiones, no energéticas.
 
El círculo de los actores implicados se ha ampliado progresivamente. El interés generado por las cuestiones energéticas, la implementación de instrumentos económicos incitativos, pero también la dinámica internacional y la potenciación del diálogo medioambiental, han conducido la mayoría de las organizaciones de la sociedad civil a contemplar el reto climático.
 
La mayoría de los sectores económicos están de ahora en adelante implicados en proyectos de lucha contra el cambio climático, cada sector constituyendo una fuente específica de reducción de las emisiones de GEI.
 
Los entes públicos territoriales se han apropiado progresivamente del reto climático. Desde 2009, se ha iniciado la masificación de las políticas locales y regionales de lucha contra el calentamiento climático. Permite una acción perenne y de proximidad, necesaria para la evolución de los comportamientos.
La sociedad francesa debe superar la fase de concienciación y reforzar sus capacidades de respuesta. El acompañamiento para el cambio parece ser pues una prioridad.
 
El calentamiento climático baraja de nuevo las cartas. Francia forma parte del pelotón que encabeza la reducción de sus emisiones de GEI. En la carrera mundial de lucha contra el cambio climático, tiene interés en conservar su relativo liderazgo.
 
La COP 21 brinda una oportunidad excepcional para dinamizar la política de lucha contra el cambio climático en Francia, velando por perennizar esta movilización más allá de 2015.