Inicio > Trabajos del CESE > Trabajos publicados > Promover una cultura de evaluación de políticas públicas
Promover una cultura de evaluación de políticas públicas

Promover una cultura de evaluación de políticas públicas

Tipo de texto : Dictamen y informe
Tipo de consulta : Autoconsulta
Tramitada por : Delegación para la prospectiva y evaluación de las políticas públicas

Ponente :

Nasser MANSOURI-GUILANI
Grupo CGT
Emitido el : 08/09/2015 | Representación : 2010-2015
La evaluación consiste en analizar el desempeño de la acción pública respecto a ciertos criterios. Se propone simular, anticipar y medir los efectos directos e indirectos de las políticas públicas. El tema suscita cada vez más interés en el mundo. La ONU ha declarado al año 2015 como el Año internacional de la evaluación.
 
Un elemento central de la democracia
La evaluación es una herramienta para facilitar y mejorar la decisión política. Es también un medio para rendir cuentas a los ciudadanos sobre lo que ha hecho el poder público. Por ello, es indispensable para restaurar la confianza en el accionar político.
La evaluación compromete a varios actores o partes interesadas: responsables de la toma de decisiones políticas, organismos y agentes encargados de ejecutar las políticas públicas, beneficiarios de estas políticas, evaluadores.
Sin embargo, la evaluación sigue siendo ampliamente desconocida o no se utiliza plenamente en Francia. Además, la confusión entre la evaluación de las políticas públicas por un lado, y el control, la auditoria y la reforma del Estado por el otro, provoca una reticencia por parte de los responsables políticos, los servicios y los agentes.
La opinión del CESE y del informe que lo acompaña tienen por objetivo explicar el tema, repasar las prácticas de evaluación y formular las proposiciones para promover una cultura de la evaluación de políticas públicas en Francia.
 
Las tres fases de la evaluación
Idealmente, las políticas públicas deberían ser objeto de una evaluación en tres momentos:
  • antes de la implementación de una política, para apreciar a priori sus efectos esperadosy posibles. Es la evaluación ex ante ;
  • a lo largo del desarrollo o promediando la duración prevista de la política, para examinar su trayectoria. Son las evaluaciones de medio término y in itinere;
  • al final de una acción pública, para medir sus efectos directos e indirectos. Es la evaluación ex post.
 
Tres tipos de organismos se encargan de la evaluación
  • las instancias públicas: ministerios y Cuerpos de inspección, Tribunal de cuentas (Cour des comptes), Comisariado general en estrategia y prospectiva (France Stratégie), Secretariado general para la modernización de la acción pública (SGMAP), etc.;
  • las cámaras constitucionales: Parlamento, CESE;
  • los investigadores y universitarios, gabinetes de consejo privado, etc.
Esta pluralidad permite enfoques complementarios.
Además, las organizaciones representativas de empleados y empleadores, al igual que el movimiento asociativo, emprenden regularmente evaluaciones de las políticas públicas.
La evaluación se practica cada vez más a nivel territorial gracias a dos factores: por un lado, la territorialización y la contractualización de la acción pública; por el otro, las obligaciones ligadas al uso de los Fondos europeos.
 
Cinco problemas que deben resolverse 
  • el sentido que debe tener la evaluación
  • la temporalidad y la oportunidad de su realización;
  • la pertinencia de sus indicadores;
  • la objetividad e imparcialidadde su procedimiento;
  • la puesta en práctica desus conclusiones enlas decisiones políticas.