Inicio > Trabajos del CESE > Trabajos publicados > La movilidad de los j贸venes
La movilidad de los j贸venes

La movilidad de los j贸venes

Tipo de texto : Dictamen
Tipo de consulta : Consulta gubernamental
Tramitada por : Secci贸n de Educaci贸n, Cultura y Comunicaci贸n

Ponente :

Jean-Fran莽ois BERNARDIN
Grupo de empresas
Emitido el : 09/11/2011 | Representaci贸n : 2010-2015

La movilidad por todo el territorio francés: los obstáculos a la movilidad son muy numerosos (administrativos, financieros, relacionados con las infraestructuras o de carácter sociocultural). Estas dificultades están estrechamente relacionadas con las desigualdades sociales y territoriales. Dichos obstáculos merecen un mejor análisis que facilite su desaparición En este contexto, la vivienda supone la principal partida de gastos en el caso de la movilidad Para cualquier joven, ya sea éste estudiante, aprendiz, empleado o demandante de empleo, las dificultades de transporte y los gastos del mismo pueden constituir asimismo un importante obstáculo, sobre todo en las zonas periurbanas y en zonas rurales aisladas. La movilidad aumenta en función del nivel de titulación Para las formaciones técnicas, en centros de formación profesional o CFA, los jóvenes se decantan más a menudo por la proximidad del centro en detrimento de una formación más en consonancia con su motivación. De tal modo que se orientan por defecto. Si bien la movilidad es escasa en el primer ciclo universitario, ésta está más extendida para los másters y doctorados. En este nivel de estudios, los jóvenes tienen un plan profesional más definido y buscan por ello formaciones más especializadas que las de los primeros ciclos. Éstas no siempre están disponibles cerca. Así pues, se intensifica la tendencia a la movilidad. La cifra de población implicada (estudiantes por encima de la licenciatura: 96.000 másters en 2008), sigue siendo, no obstante, demasiado baja. La movilidad internacional: afecta únicamente al 16% de los estudiantes (30.000 para ERASMUS) a los que se suman 2.000 jóvenes para LEONARDO y un número limitado de profesores y estudiantes de COMENIUS. Hay que añadir asimismo 8.000 jóvenes a través del programa “Juventud en acción”, 62.000 jóvenes investigadores y 9.500 jóvenes voluntarios en VIE, VIA y VSI. A las dificultades ya expuestas en materia de movilidad nacional, cabe añadir las trabas administrativas y de reconocimiento de los conocimientos adquiridos.