Inicio > Trabajos del CESE > Trabajos publicados > La gestión correcta de los suelos agrícolas: un reto de sociedad
La gestión correcta de los suelos agrícolas: un reto de sociedad

La gestión correcta de los suelos agrícolas: un reto de sociedad

Tipo de texto : Dictamen
Tipo de consulta : Autoconsulta
Tramitada por : Sección de Agricultura, Pesca y Alimentación

Ponente :

Agnès COURTOUX
Grupo de la CFTC
Cécile CLAVEIROLE
Personalidad asociada
Emitido el : 13/05/2015 | Representación : 2010-2015

El suelo sigue siendo ampliamente desconocido, cuando aloja la mayor parte de la biodiversidad del planeta y que los servicios ecosistémicos que brinda son primordiales. Es la base de la vida vegetal, la única capaz de producir materia a partir del sol, del aire, del agua y de los elementos minerales presentes en la tierra. Mediante la biomasa, proporciona al Hombre alimentos y energía, pero también le procura materiales de construcción, materias primas y moléculas con vocación médica. Su funcionamiento es determinante para los ciclos del agua y del aire. Así mismo, asegura una doble regulación hídrica, cuantitativa, limitando el descorrimiento de las precipitaciones y pues los riesgos de inundaciones, y cualitativa gracias a su función de filtro. De igual forma, principal depósito de carbono orgánico, contribuye a frenar la alteración climática.

De la erosión a la artificialización, pasando por las contaminaciones de diversos orígenes, está sometido a diversas amenazas. Ahora bien, a pesar de todas sus propiedades, el suelo no está protegido desde un punto de vista jurídico, en si mismo.

En Francia, la división entre sus diversos usos es el objeto de crecientes tensiones. El repliegue de los espacios agrícolas es preocupante. Según las fuentes y los datos explotados, entre 2000 y 2012, se situaba en una horquilla muy amplia, incluida entre 40.000 y 90.000 hectáreas al año, únicamente en Francia continental. Sin embargo, se ha mostrado el objetivo de una gestión más ahorrativa de los suelos desde hace tiempo, pero su implementación pasa a ser difícil. La cuestión de la preservación de su calidad, por su parte, solo ha sido abarcada de forma indirecta o incidente en las políticas públicas.
 
Para el CESE, frente a los retos demográficos, alimentarios, medioambientales y climáticos, proteger la vocación abastecedora de los suelos agrícolas en Francia continental y en Ultramar y mantener su calidad agronómica y las externalidades positivas que aseguran, constituyen retos primordiale para nuestra sociedad.