Inicio > Trabajos del CESE > Trabajos publicados > El empleo en la transición ecológica
El empleo en la transición ecológica

El empleo en la transición ecológica

Tipo de texto : Dictamen
Tipo de consulta : Autoconsulta
Tramitada por : Sección de trabajo y empleo

Ponente :

Marie-Béatrice LEVAUX
Las Personalidades cualificadas
Bruno GENTY
Medio ambiente y Naturaleza
Emitido el : 26/05/2015 | Representación : 2010-2015

Los vínculos entre una economía más respetuosa del medio ambiente y la creación de empleos, aparecen regularmente en las declaraciones y posiciones oficiales, a nivel nacional y europeo.

El compromiso colectivo en las políticas de transición ecológica, condiciona la realización de este potencial de creación y de transformación de empleos. Sin embargo, a pesar de presentar objetivos de lucha contra el cambio climático y de protección de la biodiversidad, la actuación pública correspondiente sigue estando, en muchos ámbitos, por consolidar, para que la transición ecológica aparezca como una elección estructurante. Las dudas en torno a la cuestión del aumento del carbono, y el fracaso del mercado europeo de los permisos de emisión, constituyen una ilustración de esta debilidad.

La transición ecológica solo será una oportunidad real, para el empleo, si se emprende con constancia, determinación y coherencia. Hoy la política que mejor responde a esta obligación es aquella llevada a cabo en el ámbito de la mejora energética de la construcción, con la participación activa de la profesión y que tiene efectos mensurables, en la actividad y el empleo. Sin embargo, existe una complementariedad de hecho y una estructuración necesaria, entre el acompañamiento de la transición ecológica y la política de salida de la crisis en Francia. Las evoluciones del modelo económico, las innovaciones pueden ser capitalizadas, en el marco del Consejo Nacional de la Industria (CNI - Conseil national de l’industrie).

La cuestión del empleo se plantea tanto en su dimensión cuantitativa como cualitativa: el sistema de formación inicial y continua, debe acompañar la transformación de las actividades. El empleo no es una mera consecuencia o una simple variable de reajuste de la transición ecológica: condiciona también el éxito de esta última. La profundización de las competencias y las cualificaciones, las transiciones profesionales, deben ser contempladas con un cierto voluntarismo, pues forman parte integral de las estrategias llevadas a cabo por las autoridades públicas y los actores económicos, sociales y medioambientales.

Con un enfoque cuantitativo, la apreciación de los efectos de la transición ecológica en el empleo no puede limitarse a contabilizar el número de activos en "la economía verde". Debe, al contrario, abarcar todas las actividades afectadas por las medidas que pretenden cambiar en profundidad las formas de producir y de consumir.

Anticipar y fomentar las reconversiones profesionales, identificar y valorizar las competencias y las cualificaciones necesarias para la transición ecológica, implican que las empresas estén capacitadas para traducir sus orientaciones estratégicas, dentro del proceso de consulta de los asalariados sobre el empleo y la formación. En las grandes empresas, la obligación de negociar la Gestión provisional de los empleos y de las competencias (GPEC) debe integrar mejor el objetivo de transición ecológica. Para las empresas de tamaño inferior, se deben movilizar recursos para anticipar las mutaciones, en los sectores de actividad y los territorios.